sábado, 16 de octubre de 2021

¿Puede mi gato comer eso? 30 alimentos que los gatos pueden y no pueden comer

¿Puede mi gato comer eso? 30 alimentos que los gatos pueden y no pueden comer

Todo lo que se necesita es el sonido de un abrelatas y su gato vendrá corriendo. A los gatos les encanta el sabor, el olor y la textura de los sabrosos alimentos enlatados, lo que lleva a muchos dueños de mascotas a preguntarse si su gato puede comer "alimentos de personas" similares.

Si bien existen algunos alimentos seguros para los gatos, hay tantos (o más) que debes evitar. Antes de alimentar a tu gato con algo que no sea comida para gatos, consulta esta lista para asegurarte de que sea un alimento seguro para gatos.

Descargo de responsabilidad: esta lista no es de ninguna manera exhaustiva. Ten en cuenta que el cuerpo de su gato metaboliza los alimentos de una manera diferente al tuyo, por lo que algunos de los alimentos que son seguros para ti (o para los perros) pueden no serlo para tu gato. Siempre debes estar seguro de que un alimento es seguro antes de dárselo a su gato.

¿Puede mi gato comer eso? 30 alimentos que los gatos pueden y no pueden comer

¿Puede mi gato comer eso? 30 alimentos que los gatos pueden y no pueden comer

¿Puede mi gato comer manzanas? ¡En moderación!

Las manzanas son una excelente fuente de antioxidantes y fibra dietética, pero solo debes dárselas a tu gato en pequeñas porciones. Cuando alimentes a tu gato con manzanas, asegúrate de quitarle la cáscara y las semillas porque pueden contener toxinas como el arsénico.

¿Puede mi gato comer plátanos? ¡Sí!

Los plátanos son un bocadillo saludable para los gatos porque son ricos en potasio, así como en fibra dietética y otros nutrientes importantes. Solo recuerda darle este alimento con moderación; las golosinas como esta no deben representar más del 10% de la dieta diaria de su gato.

¿Puede mi gato comer frutos secos? ¡No recomendado!

Las nueces son una excelente fuente de proteínas, fibra y grasas saludables, pero debes tener cuidado al dárselas a tu gato. Las nueces de macadamia son venenosas para los gatos, aunque otras nueces como las almendras, nueces o nueces de Brasil pueden no ser intrínsecamente peligrosas. Ten en cuenta que el alto contenido de grasa de las nueces puede ser problemático para los gatos: el exceso de grasa puede causar diarrea y vómitos, por lo que probablemente sea mejor evitar estos alimentos para tu gato.

¿Puede mi gato comer bayas? ¡Sí!

Los arándanos son una de las fuentes alimenticias más altas de antioxidantes y son un tratamiento seguro y saludable para tu gato. Tanto las frambuesas como las fresas también son seguras para que las coma tu gato. De hecho, las bayas congeladas pueden ser una delicia veraniega refrescante y sabrosa para los gatos.

¿Puede mi gato comer melón? ¡Sí!

Varios tipos de melón son seguros para que los coma tu gato y son una excelente fuente de nutrientes saludables. Algunos de los melones que a tu gato le pueden gustar son el melón, la mielada y la sandía. Los melones contienen muchos antioxidantes que pueden mejorar la salud inmunológica de tu gato, así como su nutrición en general. Solo tenga cuidado de no alimentarlo demasiado debido al contenido de azúcar de estas frutas.

¿Puede mi gato comer zanahorias? ¡Sí!

Estas verduras de color naranja brillante son una excelente fuente de nutrición complementaria para gatos. Además de estar cargadas de fibra dietética, las zanahorias también son ricas en vitamina C, vitamina K, potasio y manganeso. Sin embargo, como ocurre con la mayoría de las verduras, las zanahorias deben cocinarse antes de dárselas a tu gato.

¿Puede mi gato comer aguacate? ¡En moderación!

Los aguacates están cargados de nutrientes saludables que incluyen fibra dietética, grasas monoinsaturadas y una gran cantidad de vitaminas y minerales. Aunque el aguacate es extremadamente rico en nutrientes, debes tener cuidado con la cantidad de alimento que alimentas a tu gato debido al alto contenido de grasa. También debes evitar alimentar a tu gato con la cáscara o el hueso porque pueden contener toxinas.

¿Puede mi gato comer pescado enlatado? ¡No recomendado!

Aunque el atún y el salmón son excelentes fuentes de proteínas para los gatos, el tipo de pescado enlatado destinado al consumo humano generalmente no es la mejor opción para alimentar a tu gato. El pescado enlatado tiende a tener un contenido muy alto de sodio y las variedades que contienen aceite serán demasiado altas en grasas para tu gato. Si deseas alimentar a tu gato con atún o salmón, opta por una comida húmeda para gatos que contenga cualquiera de los ingredientes.

¿Puede mi gato comer patatas o batatas? ¡En moderación!

Las patatas y las batatas a veces se utilizan como carbohidratos sin gluten y sin cereales en la comida para gatos. Por lo general, estos ingredientes son fáciles de digerir para los gatos, siempre que estén bien cocidos. Sin embargo, es importante tener en cuenta que hay otros ingredientes que ofrecen más valor nutricional, así que no alimente a su gato en exceso. También debes tener en cuenta que las papas verdes contienen una sustancia química llamada solanina que puede dañar el sistema nervioso y la digestión de su gato; también debe mantenerse alejado de las hojas y los tallos de la planta de la papa.

¿Puede mi gato comer guisantes? ¡Sí!

Los guisantes verdes son un carbohidrato común que se usa en los alimentos para mascotas sin granos. Además de estar cargados de energía de carbohidratos y fibra dietética, los guisantes también son una fuente de proteína vegetal. Puedes alimentar a tu gato con guisantes al vapor o hervidos con moderación, pero no los alimentes como más del 10% la dieta diaria del gato.

¿Puede mi gato comer arroz? ¡Sí!

El arroz es una fuente de carbohidratos digeribles sin gluten para muchos gatos, siempre que no tengan problemas para digerir los granos. El arroz integral es la fuente de arroz más nutritiva, aunque el arroz blanco ofrece una buena digestibilidad para gatos con estómagos sensibles.

¿Puede mi gato comer pan? ¡En moderación!

A muchos gatos les gusta picar pan, por extraño que parezca. Solo asegúrate de que sea un pan integral o de múltiples granos que no esté demasiado endulzado, y nunca alimentes a tu gato con masa cruda.

¿Puede mi gato comer avena? ¡Sí!

La avena no solo no contiene gluten, sino que es un carbohidrato complejo que ofrece una buena digestibilidad para muchos gatos. Además de ser rica en fibra, la avena también es una buena fuente de vitamina B. La clave de la digestibilidad es cocinar la avena correctamente.

¿Puede mi gato comer calabaza y calabacín? ¡Sí!

Tanto la calabaza como la calabaza son bajas en calorías; también son excelentes fuentes de fibra dietética y nutrientes saludables para tu gato. Si tu gato necesita un poco más de fibra en su dieta, agrega un poco de calabaza o puré de calabaza a su comida.

¿Puede mi gato comer chocolate? ¡No!

La mayoría de los gatos no se sienten atraídos por el chocolate de todos modos, pero aún así debes tener cuidado. Además del contenido de azúcar, el chocolate también contiene un compuesto peligroso llamado teobromina que puede ser tóxico incluso en cantidades muy pequeñas. El chocolate amargo y el chocolate para hornear sin azúcar generalmente tienen los niveles más altos de teobromina, así que mantenga estos alimentos lejos de su gato. Los síntomas de la intoxicación por teobromina pueden incluir palpitaciones, convulsiones, temblores e incluso muerte súbita.

¿Puede mi gato comer carne o pescado crudo? ¡No recomendado!

La carne y el pescado son algunos de los ingredientes principales en muchas de las mejores recetas de comida para gatos. Sin embargo, lo que debes recordar es que estos productos se cocinan para que tu gato los ingiera de manera segura. Nunca alimentes a tu gato con carne o pescado crudo porque podría transmitir patógenos transmitidos por los alimentos como la salmonela. Si optas por alimentar a tu gato con una dieta de alimentos crudos o congelados, asegúrate de almacenar los alimentos correctamente y de seguir las precauciones básicas de seguridad en la manipulación de alimentos.

¿Puede mi gato comer huesos? ¡Algunas veces!

Los gatos salvajes consumen la mayor parte del cuerpo de su presa, que a veces incluye los huesos. Sin embargo, debes recordar que serían huesos crudos, no huesos cocidos. Cuando los huesos se cocinan (especialmente los de aves) pueden volverse quebradizos y es probable que se rompan. Un hueso astillado podría perforar el esófago de tu gato o atascarse en su garganta.

¿Puede mi gato comer cebollas o ajo? ¡No!

Todos los alimentos que pertenecen a la familia de las cebollas son tóxicos para los gatos en grandes dosis. Una rodaja de cebolla verde o un pequeño diente de ajo pueden producir nada más que un malestar digestivo menor, pero si se comen en cantidades suficientes, los alimentos de la familia de las cebollas pueden hacer que tu gato desarrolle anemia.

¿Puede mi gato comer uvas o pasas? ¡No!

Aunque las uvas pueden parecer un bocadillo saludable para tu gato, en realidad son increíblemente tóxicas, al igual que las pasas, ya que son simplemente pasas de uvas. Alimentar ayu gato con uvas podría ponerlo en riesgo de insuficiencia renal. Algunos de los primeros signos pueden incluir vómitos e hiperactividad.

¿Puede mi gato beber alcohol? ¡No!

Puede parecer una respuesta obvia, pero algunos dueños de gatos piensan que sería divertido alimentar a sus gatos con bebidas alcohólicas. El alcohol puede tener un efecto extremadamente dañino en el cerebro y el hígado de su gato de la misma manera que afecta al tuyo, aunque las consecuencias serán mucho más rápidas para su gato que para usted. Incluso dos cucharaditas de whisky podrían poner a un gato de peso mediano en coma y tres cucharaditas podrían ser fatales.

¿Puede mi gato ingerir cafeína? ¡No!

En cantidades significativas, la cafeína puede ser fatal para yu gato, así que manténlo alejado de las bebidas con cafeína, como refrescos, café, té y bebidas energéticas. Los signos de intoxicación pueden incluir respiración rápida, palpitaciones del corazón, inquietud, temblores musculares y sangrado.

¿Puede mi gato comer productos lácteos? ¡Algunas veces!

Muchos gatos desarrollan intolerancia a la lactosa, especialmente a medida que envejecen. Ciertos productos lácteos como el yogur y los quesos duros, así como los quesos bajos en lactosa como el requesón, pueden estar bien para su gato en pequeñas cantidades, pero algunos gatos simplemente no pueden tolerar los productos lácteos. Y a pesar de lo que pueda ver en las películas, no es una buena idea darle leche a su gato.

¿Puede mi gato comer hongos? ¡No recomendado!

A algunos gatos les encanta el olor de los hongos y se los comerían, si pudieran poner sus patas en algunos. Si bien una pequeña cantidad de hongos puede no dañar a tu gato, ciertas variedades son increíblemente tóxicas, por lo que es mejor prevenir que curar. Los hongos silvestres contienen una serie de toxinas dañinas y pueden inducir síntomas como vómitos, diarrea, babeo y daño hepático. Desafortunadamente, estos síntomas tienden a no desarrollarse hasta 6 a 24 horas después de la ingestión y pueden desaparecer y luego volver a empeorar. Si no detectas la toxicidad por hongos a tiempo y le das a tu gato el tratamiento que necesita, podría sufrir una insuficiencia hepática.

¿Puede mi gato comer huevos? ¡Sí!

Al igual que la carne y el pescado, los huevos son una excelente fuente de proteína completa para tu gato; esto significa que contienen todos los aminoácidos esenciales. Una vez más, sin embargo, solo debes alimentar a tu gato con huevos cocidos para reducir el riesgo de enfermedades transmitidas por los alimentos.

¿Puede mi gato comer carne de caza? ¡Sí!

Las carnes de caza son una excelente fuente alternativa de proteínas para los gatos. Las carnes comunes como la carne de res, pollo, pavo y cordero a veces pueden desencadenar alergias alimentarias en los gatos, pero es menos probable que las proteínas poco comunes como la carne de caza (piensa en pato, conejo, venado, etc.) causen un problema. Las carnes de caza también tienden a ser más magras que la carne de res y otros animales criados comercialmente.

¿Puede mi gato comer recortes de grasa? ¡No recomendado!

Puede parecer inofensivo ofrecerle a su gato algunos recortes de grasa u otras golosinas de su comida, pero podría ser peligroso. Los recortes de grasa son extremadamente altos en calorías, lo que puede poner a tu gato en riesgo de obesidad, sin mencionar el riesgo de pancreatitis. También debes evitar darle a tu gato huesos cocidos para que los mastique.

¿Puede mi gato comer azúcar y edulcorantes? ¡No!

No hay una buena razón para incluir azúcar u otros edulcorantes en la dieta de su gato. Algunos fabricantes de alimentos para mascotas de baja calidad usan azúcar para hacer que tu producto sea más atractivo para los gatos, pero este ingrediente no tiene ningún valor nutricional. De hecho, ciertos tipos de edulcorantes pueden ser tóxicos para los gatos; este es el caso del xilitol. El xilitol se puede encontrar en todo tipo de goma de mascar, dulces y otros alimentos endulzados y puede causar una peligrosa caída del azúcar en la sangre de tu gato. Los síntomas de la intoxicación por xilitol pueden incluir vómitos, pérdida de coordinación, letargo y convulsiones. También puede provocar insuficiencia hepática.

¿Puede mi gato comer espinacas? ¡Sí!

A menudo etiquetada como un superalimento, la espinaca está cargada de nutrientes saludables que incluyen vitaminas, minerales y fibra dietética. Para mejorar la digestión de este ingrediente, cocina primero las espinacas al vapor. También debes tener en cuenta que debes alimentar a tu gato con demasiadas espinacas si tiene antecedentes de cálculos en la vejiga de oxalato de calcio porque esta verdura tiene un alto contenido de calcio.

¿Puede mi gato comer brócoli? ¡Sí!

El brócoli es una de las verduras más saludables que puedes ofrecerle a tu gato, aunque debes asegurarte de cocinarlo al vapor o hervirlo para asegurarte de que sea digerible. El brócoli es rico en fibra dietética y una excelente fuente de antioxidantes. También es rico en vitamina C y carotenoides.

¿Puede mi gato comer comida para perros? ¡No!

Aunque la comida para perros y la comida para gatos pueden parecerse, son productos completamente diferentes. La comida para perros no solo está formulada de acuerdo con un perfil de nutrientes diferente, sino que contiene niveles más altos de ciertos nutrientes que podrían ser perjudiciales para tu gato. Si tienes un perro en tu hogar, trata de mantener a tu gato fuera de su comida.

Alimentos comunes que son buenos y seguros para alimentar a tu gato (con moderación)

A muchos gatos no les gustan las comidas de las personas, lo cual, sinceramente, probablemente no sea algo malo. Es mejor que su gato obtenga su nutrición de una comida para gatos completa y equilibrada en lugar de las sobras de la mesa. Si quieres ofrecerle un premio a tu gato o si estás pensando en preparar tu propia comida para gatos, existen algunos alimentos que son seguros para los gatos. Muchas proteínas, como la carne, las aves, los huevos y el pescado, son seguras para los gatos siempre que estén delgadas y estén bien cocidas. Las frutas frescas como los plátanos y el melón son seguras para los gatos, al igual que ciertas verduras cuando se cuecen al vapor o se cocinan. Los gatos tienen una capacidad limitada para digerir granos, pero hay varios que son técnicamente seguros. Aquí hay una lista de alimentos seguros para su gato:

Proteínas que son seguras para los gatos:

  • Carne de res (magra)
  • Pollo (deshuesado, sin piel)
  • Carne de charcutería (magra)
  • Pato
  • Huevos (cocidos)
  • arenque
  • Cordero
  • Hígado
  • Conejo
  • Salmón
  • Atún
  • Pavo
  • Venado
  • Pescado blanco

Frutas que son seguras para los gatos:

  • Manzanas
  • Plátanos
  • Arándanos
  • Sandía

Verduras que son seguras para los gatos:

  • Espárragos
  • Brócoli
  • Zanahorias
  • Pepino
  • Judías verdes
  • Guisantes
  • Patatas
  • Calabaza
  • Espinacas
  • Calabaza

Granos que son seguros para los gatos:

  • Cebada
  • Pan de molde
  • Arroz integral
  • Maíz
  • cuscús
  • Mijo
  • Avena
  • Quinua
  • Tapioca

Alimentos comunes que son malos y que debes evitar alimentar a tu gato

Aunque hay una serie de "alimentos para personas" que los gatos pueden comer, algunos alimentos pueden causar molestias digestivas o toxicidad. Como regla general, nunca debes alimentar a tu gato con algo si no estás 100% seguro de que sea seguro. Si no es absolutamente positivo, no vale la pena correr el riesgo. Estos son algunos de los alimentos más peligrosos que debes evitar alimentar a tu gato:

  • Alcohol
  • Comida para bebé
  • Huesos (cocidos)
  • Cafeína
  • Atún enlatado
  • Cebollín
  • Chocolate
  • Café
  • Aceite de cítricos
  • Comida de perro
  • Bebidas energizantes
  • Recortes de grasa
  • Ajo
  • Uvas
  • Vitaminas humanas
  • Nueces de macadamia
  • Leche
  • Champiñones
  • Cebollas
  • Mantequilla de maní
  • Pasas
  • Huevos crudos
  • Pescado crudo
  • Carne cruda
  • Hojas de ruibarbo
  • Sal
  • Azúcar
  • Tabaco
  • Xilitol
  • Masa de levadura

Además de los alimentos de la lista anterior, hay algunos alimentos que pueden estar bien en pequeñas cantidades o para ciertos gatos. Por ejemplo, algunos gatos pueden comer quesos duros y yogur, aunque otros productos lácteos a base de leche pueden ser un problema. Sin embargo, muchos gatos son intolerantes a la lactosa, así que ten cuidado con esto antes de alimentar a tu gato con cualquier producto lácteo. También debes tener cuidado con la forma en que preparas los “alimentos para personas” que le ofreces a tu gato. Los granos, las verduras y las proteínas deben cocinarse antes de la alimentación para aumentar la digestibilidad. Las frutas se pueden alimentar frescas siempre que retires las semillas y las peles.

0 comments:

Publicar un comentario

Etiquetas Solo Gatos

Abandonados Aburrimiento Accesorios Acicalar Actividades Adopción Adultos Agresividad Agua Ahorro Ailurofobia Alimentación Amigos Amistad Amor Animales Apareamiento Arte Autismo Aves Baño Bebés Belleza Beneficios Boca Bosque de Noruega Caballos Caja de arena Cajas Calicó Callejeros Cama Cámara oculta Caminata Campana Cáncer Cantantes Caracal Características Carey Caricias Carta Casa Caza Celebridades Cerebro Charles Bukowski Chocolate Ciencia Cola Collares Colores Comida Cómo hacer Comportamiento Comprar Comunicación Confianza Consejos Contras Correa Costo Creencias Cuadros Cuentos Cuidados Cultura Curiosidades Dc Comics Decoración Depresión Día Internacional del Gato Dibujos Dientes Dinero Disfraces Disney Divertido DIY Dormir Dueños Edad Educación Egipto Ejercicio Energía Enfermedades Enojo Entrenamiento Entretenimiento Envenenamiento España Espiritual Estambul Esterilización Estudios Exterior Famosos Felinos Fobia Fotografía Fotos Freddie Mercury Fruta Gatitos Gato árabe de arena Gato Bengalí Gato oriental Gato persa Gatos Gestación GIFs Grumpy Cat Guerra Guía Habitación Halloween Hazlo Tú Mismo Hidratación Hierba gatera Higiene Historia Historias Hogar Holanda Hombres Hongos Horóscopo Humor Ideas Iguana Inglaterra Instagram Inteligencia Interior Intoxicación Inventos Japón Jaula Juegos Juguetes Karen Lamer Laptop Leche Lengua Leyendas Limpieza Magia Maine Coon Maltrato Manicura Manualidades Marvel Mascotas Maternidad Maullido Medicamentos Memes Memoria Merchandising Miedo Místico Mitos Moda Mordedura Muerte Mujeres Música Navidad Negros Niños Noche Noticias Ocio Oído Ojos Olfato Orejas Pájaros Panteras Paranormal Parásitos Parto Pelea Pelo Peluquería Perdidos Perros Personalidad Personas Peso Photoshop Polonia Precauciones Presentación Problemas Productos Queen Ragdoll Rascadores Razas Recetas Redes Sociales Reflexión Remedios Reproducción Rescatar Ruso Azul Salud Salvajes Scottish Fold Segunda Guerra Mundial Seguridad Siamés Sociabilidad Solo Gatos Sonido Sueño Super Héroes Tazas TEA Tecnología Tendencia Terapia Tienda Tips Toxoplasmosis Trucos Uñas Varios Vegetales Ventajas Verduras Veterinario Viajar Viajes Videos Viral Visión Vocalizaciones