domingo, 3 de octubre de 2021

Mitos y cuentos de gatos

¿Buscas mitos e historias sobre gatos? Hemos recopilado algunas formas más en las que los gatos, tanto reales como ficticios, han dejado huella en el mundo. ¡Esperamos que las disfrutes y te invitamos a leer más historias de gatos o leyendas de gatos en nuestro blog!

Mitos y cuentos de gatos

Mitos y cuentos de gatos

Cómo el gato consiguió su ronroneo

Antes de que las historias se escribieran en libros, a una princesa se le asignó una tarea imposible. Se le ordenó que hilara 10,000 madejas de hilo de lino en 30 días, o de lo contrario el príncipe que amaba sería ejecutado.

La princesa encarcelada solo tenía a sus tres gatos como compañía. Desesperada, les pidió que la ayudaran. Los tres gatos y la princesa trabajaron día y noche y terminaron la tarea en el tiempo asignado. La recompensa de los gatos fue la capacidad de ronronear, un sonido parecido al zumbido de la rueca.

- De un cuento popular europeo

kasper

Un invitado afortunado

Si reserva una mesa para 13 personas en el famoso Savoy Grill de Londres, a su fiesta se le unirá un invitado no invitado: una escultura de madera de 3 pies de alto de un gato negro real, llamado Kasper.

La tradición comenzó en 1898 después de que un invitado sudafricano desafortunado llamado Woolf Joel celebrara una cena a la que asistieron solo 13 personas. Todos sus invitados conocían la superstición sobre un destino terrible que le acontecería a la primera persona que se levantara de una mesa de 13 personas, pero Woolf Joel no se dio cuenta de esas creencias tontas y salió primero después de la cena, sin preocuparse por su futuro. A su regreso a Sudáfrica poco después, fue trágicamente asesinado a tiros.

Desde entonces, el Savory no ha permitido que se celebre una cena de 13 sin proporcionar un invitado adicional para aumentar el número 14. Al principio era un miembro del personal, pero en la década de 1920 Kaspar fue encargado por el hotel y creó por el artista Basil Ionides. Desde entonces, ha sido el decimocuarto miembro de grupos.

Más mitos y cuentos de gatos

- Una mujer de Nueva Zelanda identificada solo como Fiona tiene un gato que ha arrastrado a la casa 60 prendas de ropa interior femenina arrebatadas a vecinos. "Obviamente, mis cosas no eran lo suficientemente buenas", comentó Fiona. - Un artículo en Newsweek, 20 de mayo de 1996

- El folclore ha atribuido muchos significados a tocar al gato. En los días en que los humanos acicalaban a los gatos era impensable, se decía: si frotas el pelaje de un gato hacia atrás, pronto te enfrentarás a una pelea.

- Una cola torcida se considera un defecto en un gato siamés. Sin embargo, la leyenda nos dice que esta falla tenía un propósito, que era servir a la realeza. Antes de que las princesas de Tailandia (antes Siam) se bañaran, se quitaron las joyas y se las pusieron en la cola de su gato. El gato curvó la punta de su cola para evitar que esas gemas se cayeran.

- Aún en 1910, la gente todavía creía que si te encontrabas con un gato con la cola hacia el fuego, podrías esperar mala suerte.

- Si el gato se lava detrás de la oreja, aparecerá un extraño. Esta superstición se remonta al siglo XVIII. En la década de 1920, se creía que lavar detrás de la oreja derecha indicaba a un hombre, y lavarse detrás de la oreja izquierda indicaba a una mujer.

Políticos y gatos

Theodore Roosevelt y su gato

Theodore Roosevelt tuvo algunos gatos a lo largo de los años, uno de los cuales fue "Slippers", un gato gris con seis dedos. A Slippers les encantaban las cenas diplomáticas de la Casa Blanca y siempre se las arreglaban para hacer acto de presencia. En una ocasión, una impresionante variedad de embajadores, ministros y otros invitados ataviados con cintas y adornos tuvieron que ser dirigidos alrededor de un objeto justo en el centro de la alfombra. Era Slippers, rodando alegremente y divirtiéndose.

Winston Churchill

Winston Churchill amaba a los gatos. Le regalaron uno en su 88 cumpleaños, al que llamó Jock en honor al amigo que le regaló el felino. Jock vivía en Chartwell, la famosa casa de Churchill, y fue una atracción popular allí después de que se abrió al público. Jock falleció en 1975, mucho después de la muerte del primer ministro en 1964. Los curadores de Chartwell lo reemplazaron rápidamente por otro gato, al que llamaron Jock. Churchill dejó una suma de dinero para cubrir el alojamiento y la comida de cada uno de los sucesores originales de Jock.

0 comments:

Publicar un comentario

Video gatuno de la semana

Instagram de Solo Gatos

Participa en nuestra comunidad de Instagram con la foto de tu gato

Seguimos ampliando nuestras redes sociales para llegar a más gente gatuna. Para ello, creamos una cuenta de Instagram donde queremos que el...