sábado, 14 de agosto de 2021

¿Por qué los gatos rascan las cosas?

¿Tu gato está rascando los muebles? ¿Usa sus garras en cualquier cosa que no sea un rascador? Conocemos la frustración cuando el sofá, la alfombra, el papel tapiz, básicamente todo se destruye en solo unos minutos. Cuando compras un mueble nuevo y caro, lo más probable es que tu gato intente rayarlo. ¿Hay alguna manera de pararlo? Por supuesto que la hay.

En este artículo, aprenderás cómo evitar que tu gato arañe muebles, paredes y alfombras, sin castigar, quitar las uñas o deshacerse de tu gato.

IMPORTANTE: Rascarse NO es una expresión de disgusto hacia ti o tus muebles. Los gatos se rascan porque lo necesitan de forma natural; similar a como necesitan comer o dormir. Si quieres que tu gato deje de "forzar" tus muebles, no tienes que entrenarlo para que no lo haga. Tienes que redirigir su rascado a objetos que sean más apropiados. Por ejemplo, ese hermoso rascador que le acabas de comprar.

¿Por qué los gatos rascan las cosas?

¿Por qué los gatos necesitan rascarse?

La razón más común por la que los gatos destruyen los muebles en las casas es que no hay suficientes postes para raspar o que están colocados de manera incorrecta. En muchos casos, a la gente no le gusta ver un rascado a simple vista. La mala noticia: los gatos del lado opuesto los necesitan a plena vista. ¿Por qué?

Para responder a la pregunta anterior, primero veamos por qué los gatos se rascan:

  • Mantenimiento de garras. La mayoría de la gente sabe que sus gatos afilan sus garras mientras se rascan. Esto es cierto, pero si fuera la única razón, podrías sacarlo una vez a la semana para el mantenimiento de las uñas. Pero hay cosas más importantes involucradas en el rascado.
  • Ejercicio. Los gatos también se estiran mientras se rascan. Esto debe hacerse todos los días y, según nuestra experiencia, si el "gimnasio" de tu gato está demasiado lejos, él o ella simplemente elegirá una combinación más cercana. Como tu sofá.
  • Marcado de territorio. Rascarse deja marcas visuales y un olor en las almohadillas de las patas del gato. En opinión de tu gato, estas marcas no se pueden dejar en cualquier lugar. Cada lugar donde se distribuyen es importante para ellos. Esto significa que los gatos necesitan rascarse en lugares específicos. Y no solo uno de ellos.

Dónde colocar los postes rascadores para gatos

Probablemente hayas notado que rascar es una actividad que depende de la ubicación. Es importante un lugar conveniente para rascarse para hacer ejercicio. Pero aún más crucial es la necesidad de marcar el territorio; el marcado debe estar en ubicaciones exactas. Aquí es donde debes colocar los postes rascadores:

  • Colócalos donde tu gato ya se rasca. Al rascar esos lugares, tu gato te dice dónde quiere que estén los postes de rascado. No es necesario que entiendas el lenguaje de los gatos ni que averigües por qué tu gato se rasca en un lugar determinado. Él ya te lo está diciendo. Si tu gato se rasca en un lugar determinado, querrá rascarse allí mismo. Fácil.
  • Cerca de los lugares de actividad de tu gato. Recomendamos al menos un poste o almohadilla en cada habitación donde tu gato pase mucho tiempo. Especialmente donde tú y tu familia se reúnen. Si tu gato toma siestas con frecuencia en un sofá, es muy probable que lo rasque. Ese es un lugar perfecto para colocar un poste de rascado cerca. Si tu gato observa pájaros a través de una ventana, es muy probable que necesite un rascador o una almohadilla cerca.
  • Cerca de caminos. Los gatos salvajes dejan marcas de arañazos a lo largo de sus habituales caminos cotidianos. Especialmente lo hacen en lugares donde se cruzan en el camino de otros gatos. Incluso si no tienes otros gatos, marcar es instintivo y se pueden dejar marcas. En tu casa, los lugares como los marcos de las puertas, los muebles y las esquinas que se encuentran entre un lugar para dormir y el lugar donde los alimenta están comúnmente marcados. Coloca un poste rascador o algunos a lo largo del camino. Las almohadillas de pared son ideales para este propósito, ya que puedes colocarlas en una pared, en pasillos o en esquinas.
  • Junto a la entrada de la casa. Para los gatos domésticos, las únicas entradas en su territorio suelen ser la puerta principal, la puerta trasera y quizás algunas ventanas. Es una buena idea colocar un rascador (o incluso un árbol para gatos con una percha) cerca de las entradas. De esta manera, tu gato podrá dejar marcas de arañazos para que los visitantes las vean y trepar a un lugar elevado para tomar la siesta para observar de forma segura a quien entre.

Estos cuatro puntos deberían darle una idea clara de dónde quiere tu gato rascadores y almohadillas. Si no estás seguro, siempre es una buena regla introducir tantos como puedas y colocarlos uniformemente en toda la casa. Luego observa cuáles se usan y si alguno no. Mueve a los impopulares y observa.

¿Qué postes para rascar gatos debes elegir?

No es necesario que los postes de rascado sean enormes y ocupen la mayor parte de tu espacio vital. Por supuesto, podrías tener un árbol para gatos grande en el área más concurrida de tu casa. También está bien tener muchos postes y almohadillas más pequeños repartidos por toda la casa.

No todos los rascadores son iguales. Dependiendo de las preferencias de tu gato, los mejores postes para rascar para gatos están cubiertos con cuerda de sisal, cuerda normal o madera desnuda.

En cuanto a forma y tipo, tienes tres opciones:

  • Poste con una base. Estos pueden ser un solo poste pequeño con un juguete atado a su parte superior. O podrían ser un gran poste que tenga pilares cubiertos de cuerdas. Es sensato tener algunos más grandes en algunos lugares centrales de tu casa y otros más pequeños en toda la casa.
  • Almohadilla pegada a la pared. Esto proporciona un área de rascado vertical, pero a diferencia de un poste, no ocupa espacio en el piso. Por lo general, estos se pueden colocar estratégicamente en toda la casa. Estos se colocan mejor a lo largo de los caminos que recorre tu gato. Colócalos a diferentes alturas y usa diferentes formas y tamaños.
  • Rascadores colocados en el suelo. Es posible que tu gato prefiera el rascado horizontal y, hasta cierto punto, a la mayoría de los gatos les gusta. Los postes horizontales brindan una experiencia de rascado diferente. Funcionan muy bien si tu  gato araña la alfombra. Si ese es el caso, simplemente puedes colocar la almohadilla cerca o incluso encima de la ubicación rayada.

NOTA: Lo más importante que debes buscar en un rascador o almohadilla es su tamaño y estabilidad. Los postes más grandes deben proporcionarle a tu gato espacio para estirar todo el cuerpo. La estabilidad es importante, porque es poco probable que los gatos rasquen las superficies inestables. Son inconvenientes e inútiles para el estiramiento. Lo mismo ocurre con saltar sobre árboles para gatos; si se tambalean demasiado, tu gato no se sentirá seguro con ellos.

Cómo entrenar a un gato para que use un poste rascador

Obtener postes de rascado buenos y apropiados y colocarlos en los lugares correctos es una cosa. No se garantiza que su gato los use.

A continuación, te indicamos cómo animar a un gato a que utilice un poste rascador:

  • Perfecta ubicación. Nada es tan efectivo como el rascador correcto en el lugar correcto. Qué objeto rascar no es tan importante para tu gato como dónde rascar. Si adivina dónde está este "dónde", es probable que lo use sin ningún entrenamiento. 
  • Utiliza un juguete interactivo. Empieza por jugar con tu gato y déjalo agarrar el juguete mientras está sobre una superficie raspable. No solo meterá sus garras en el juguete, sino también en el poste. 
  • Raspa el poste con tus propios dedos. El ruido creado hará que tu gato sienta curiosidad por el poste.
  • Hierba gatera. No todos los gatos responden a la hierba gatera, pero es probable que los que lo hacen froten, mastiquen y rasquen los objetos que huelen a hierba gatera. Si tu gato mete sus garras en el árbol para gatos debido a la hierba gatera, es probable que comprenda los beneficios de la superficie raspable. Puedes comprar paquetes de hierba gatera en tiendas de mascotas y en línea; simplemente pellizza un poco y frótalo sobre la superficie del poste rascador. Sella el resto de la hierba gatera en un recipiente hermético.
  • NO pongas las patas de tu gato en la superficie del poste con fuerza. Esto no funcionará. Es probable quetu gato se sienta confundido y estresado. Peor aún más, es probable que evite la experiencia negativa en el futuro al no acercarse al poste ... ni a ti.

Evita que tu gato raye tus muebles

El hecho de que hayas conseguido que tu gato use el rascador no garantiza que no vaya a utilizar lugares viejos como tu sofá, alfombra o paredes. La solución alternativa más sencilla es hacer que esos lugares sean físicamente inaccesibles o indeseables para rascarse.

  • Utiliza cinta adhesiva de doble cara. Puedes poner un poco de cinta adhesiva sobre la superficie rayada y tu gato perderá interés en ella, porque en lugar de afilar las garras, la superficie ahora se pegará a sus patas.
  • Bloquea el acceso con un rascador. Coloque un poste delante o encima de la superficie rayada. Es muy probable que tu gato elija el poste en lugar de tu sofá.
  • Cubre la ubicación con una hoja de plástico. Estos se utilizan generalmente como cubiertas de mesa y se pueden obtener en muchos tamaños y formas. Simplemente coloca uno encima o delante del área rayada, o fíjalo a la pared con cinta adhesiva. La superficie dura y resbaladiza es completamente inapropiada para rascarse y será menos interesante para tu gato.
  • Reorganizar los muebles. Pon los puntos no deseados fuera del alcance de tu gato. Por ejemplo, si tu gato prefiere un área determinada de una pared, puedes colocar una silla frente a ella. Solo temporalmente.
  • Aplica un spray repelente. Hay un espray que disuade a los gatos. Puedes rociarlo sobre la superficie rayada y tu gato evitará acercarse a él. Sin embargo, el aerosol debe volver a aplicarse con frecuencia.

NOTA: Si disuades a su gato de usar un lugar para rascarse, buscará otro lugar cercano. Esto es bueno porque esta nueva ubicación podría ser el rascador que has instalado allí para ellos.

Recorta las garras de tu gato para reducir el daño causado por el rascado

Los consejos anteriores están garantizados para evitar que tu gato raye los muebles, aunque nada puede garantizar que tu gato nunca, nunca usará sus garras en otras cosas que no sean un rascador. Pero puedes reducir el daño causado recortando las uñas de tu gato, lo que debe hacerse aproximadamente cada 2 a 4 semanas.

Una cosa que impide que los dueños de gatos tomen este paso es el miedo. ¿Cómo puedes cortarle las uñas a tu gato sin que se vuelva loco? No es tan malo como parece. Es mejor empezar despacio. Haz que tu gato se acostumbre a estar en tu regazo mientras le tocas las patas. Construye confianza gradualmente hasta recortarlos. Haga que esta experiencia sea lo más placentera posible para ellos desde el principio.

Si empujas tu dedo entre las almohadillas de las patas de tu gato, sus garras sobresaldrán. Verás que la uñas de tu gato son parcialmente transparente y hay un vaso sanguíneo en su interior. Usa cortaúñas de garra de gato para recortar la garra, teniendo mucho cuidado de evitar recortar el vaso sanguíneo.

IMPORTANTE: Quitar las uñas, por más conveniente que parezca, no es una buena opción. Es cruel, éticamente controvertido e ilegal en muchos países. A menudo promueve otros problemas de conducta. Quitar las uñas no es solo la extracción de las garras, sino una amputación de las yemas de los dedos, que causa dolor durante la curación y al caminar después. Las uñas son una causa muy común de que los gatos no usen sus cajas de arena, junto con muchos otros problemas de comportamiento.

Si realmente deseas que las garras de tu gato no se metan en problemas, intenta usar tapas de vinilo en su lugar. Se pueden pegar encima de las garras de tu gato; a medida que crecen las garras, las tapas se deben volver a aplicar aproximadamente una vez al mes. Los tapones de garra se pueden aplicar fácilmente en casa. Puedes pedirle a su veterinario que te enseñe a “instalarlos” fácilmente. Vienen en una gran variedad de colores, para que puedas proteger tus muebles con estilo. También hay transparentes si no quieres que un gato tenga uñas más bonitas que tú.

Conclusión

Entonces, ¿estás listo para evitar que tu gato raye tus muebles? Apostamos que lo estás. Agrega más postes para rascar, bloquea el acceso a los puntos no deseados y comienza a recortar las uñas de su gato con regularidad. Esto significa que incluso si tu gato sigue su comportamiento natural (es decir, rascando los sofás), no se producirá ningún daño.

0 comments:

Publicar un comentario

Video gatuno de la semana

Instagram de Solo Gatos

Participa en nuestra comunidad de Instagram con la foto de tu gato

Seguimos ampliando nuestras redes sociales para llegar a más gente gatuna. Para ello, creamos una cuenta de Instagram donde queremos que el...