martes, 10 de agosto de 2021

¿Cómo se compara el cerebro de un gato con el cerebro humano?

¿Sabías que el cerebro de un gato tiene 1.000 veces más "almacenamiento de datos" que un iPad y funciona un millón de veces más rápido? El tamaño de la cabeza NO importa. Anteriormente hablamos de consejos para mantener joven el cerebro de tu gato, ahora te contamos cómo se compara el cerebro de un gato con el cerebro humano.

¿Cómo se compara el cerebro de un gato con el cerebro humano?

¿Cómo se compara el cerebro de un gato con el cerebro humano? 

Si te estás preguntando cómo se compara el cerebro de un gato con un cerebro humano, debes saber esto: hay numerosas semejanzas entre los dos, según estudios que comenzaron hace más de cuatro décadas.

A menudo pensamos en el "mejor amigo del hombre", los perros, como la mascota doméstica más inteligente. Pero según algunos expertos en inteligencia felina, los gatos son tan inteligentes como los perros, solo que de diferentes maneras.

Un gato puede valerse por sí mismo, no es un animal de carga como lo es un perro, que a menudo depende de otros para la caza. ¿Y cuándo has visto a un gato sano que no pudiera hacerse cargo de la mayoría de sus propias necesidades de aseo? Además de los altos estándares intelectuales de los gatos y su comportamiento cauteloso, se encuentra su extraordinaria curiosidad.

Incluso después de años de estudiar el cerebro del gato, que está muy desarrollado, probablemente nunca aprendamos todo lo que hay que saber sobre los niveles de inteligencia felina.

Los fanáticos de la ciencia podrían entender esto

Las personas y los gatos tienen secciones prácticamente idénticas en el cerebro que controlan las emociones.

También tenemos una estructura cerebral general similar, según Nicholas Dodman, BVMS, MRCVS, jefe de comportamiento animal de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Tufts en Boston. Tanto en las personas como en los gatos, el cerebro está compuesto de materia gris y blanca. Al igual que los humanos, los gatos tienen lóbulos temporales, occipitales, frontales y parietales de su corteza cerebral. Cada región está conectada de la misma manera.

Los gatos también parecen pensar en el mismo patrón que los humanos, en parte debido a la similitud de los neurotransmisores, que se utilizan para transmitir datos. Los gatos reciben información de los cinco sentidos básicos y procesan esos datos como lo hacen los humanos.

Como nosotros, los gatos tienen una función de memoria a corto y largo plazo. ¿Sabías que los gatos pueden recordar eventos que ocurrieron hasta 16 horas antes? (¡Y pensar que a veces los humanos ni siquiera podemos recordar algo que pasó hace tres horas!)

¿Y cómo ven los gatos los colores?

Si bien es posible que los gatos no puedan apreciar los colores tanto como nosotros, pueden controlar los objetos en movimiento mucho mejor que nosotros.

La visión del color no es realmente importante para ellos; aunque un gato puede no ver ese lagarto verde en la cerca blanca, no tiene problemas para rastrearlo una vez que comienza a moverse.

Hablemos de algunas grandes diferencias

Ahora, por la otra cara de las comparaciones entre el cerebro y el sistema sensorial del felino y el humano, analicemos algunas diferencias.

Los bigotes de los gatos, con los que los humanos obviamente no están bendecidos, son una parte vital del mecanismo sensorial del gato. Esos bigotes pueden parecer solo un lote de cabello, pero están profundamente arraigados en folículos rodeados de tejido muscular rico en células sensoriales y nervios conectados a parte del cerebro del gato, todo lo cual los convierte en importantes "pelos" para el gato.

La función principal de los bigotes es ser una especie de "sistema de escaneo". Pueden detectar objetos antes de que el gato los toque. El menor movimiento de aire hará vibrar los bigotes y enviará señales importantes al cerebro.

La reacción humana a la hierba gatera es definitivamente diferente a la de un gato. Según la revista Scientific American, los cerebros humanos son fisiológicamente diferentes de los cerebros de los gatos de esta manera: la hierba gatera no hace que los humanos se "droguen".

¡Pero los gatos tienen cabezas diminutas!

Antes de que empieces a pensar que el tamaño de la cabeza importa, debes saber esto: el tamaño del cerebro no juega un papel importante en la determinación de cuán inteligente es un animal.

Piénsalo: mientras que el cerebro de un animal grande es aproximadamente un millón de veces más grande que el cerebro de un insecto, los estudios de comportamiento muestran que estos animales tienen sólo tres veces más funciones de comportamiento que los insectos.

Los comportamientos sociales de las abejas, hormigas y otros insectos diminutos indican que sus pequeños cerebros tienen mucho espacio de almacenamiento. A veces, las cosas buenas vienen en paquetes pequeños.

Datos para tener en cuenta

Aquí hay un par de datos divertidos que encontré al armar esta publicación:

  • Según Scientific American, el cerebro de un gato tiene 1.000 veces más "almacenamiento de datos" que un iPad, ¡y funciona un millón de veces más rápido!
  • El año pasado, una supercomputadora construida por IBM simuló con éxito el cerebro de un gato, requiriendo casi 25.000 procesadores. (IBM está intentando simular el cerebro humano, lo que requerirá 880.000 procesadores y unos siete años más de trabajo).

Digamos que nuestros gatos simplemente han sido bendecidos con cerebros mejorados que los ayudan a convertirse en las mascotas que adoramos.

0 comments:

Publicar un comentario

Video gatuno de la semana

Instagram de Solo Gatos

Participa en nuestra comunidad de Instagram con la foto de tu gato

Seguimos ampliando nuestras redes sociales para llegar a más gente gatuna. Para ello, creamos una cuenta de Instagram donde queremos que el...