lunes, 6 de septiembre de 2021

¿Cuáles son los rasgos de personalidad de una persona felina?

Cuando se trata de las opiniones de las personas sobre las mascotas, hay dos categorías principales en las que los dueños de mascotas generalmente caen: o eres una "persona de gatos" o una "persona de perros".

Hay estereotipos de comportamiento que acompañan a estos dos tipos diferentes de personas.

Muchos asumen que las personas felinas deben ser similares a los gatos, que son independientes, más impredecibles y cautelosos. Por otro lado, se cree que los dueños de perros son extremadamente leales, sociables y amigables.

Curiosamente, las investigaciones han descubierto que en realidad hay mucha verdad en estos estereotipos, y ser un amante de los gatos autodiagnosticado dice mucho sobre tu personalidad.

¡Sigue leyendo para descubrir qué dice tu amor por los gatos sobre ti!

¿Cuáles son los rasgos de personalidad de una persona felina?

¿Cuáles son los rasgos de personalidad de una persona felina?

Se ha realizado una gran cantidad de investigaciones para averiguar si los estereotipos de "gente de gatos" y "gente de perros" tienen algo de verdad, o si son simplemente viejos estereotipos que necesitan disiparse como los 5 mitos de las locas de los gatos que no son ciertos.

Sin embargo, al observar el resultado de varios estudios diferentes, es seguro decir que los amantes de los gatos tienen diferentes rasgos de personalidad

1. Los dueños de gatos son más intelectuales

Resulta que si tienes un gato, es más probable que seas inteligente y permanezcas en la educación por más tiempo en comparación con los dueños de perros.

Según un estudio realizado por psicólogos de la Universidad de Carroll en Wisconsin, los dueños de gatos son más intelectuales que los dueños de perros, obtienen mejores resultados en las pruebas de coeficiente intelectual y, en general, tienen un mayor nivel de educación.

El estudio analizó varios rasgos de personalidad diferentes de 600 estudiantes que se identificaron como "gente de gatos" o "gente de perros" y la inteligencia fue la diferencia más significativa entre los dos grupos.

Se cree que esto se debe a que los dueños de gatos, al igual que sus gatos, son más curiosos y tienen un gran interés en aprender y comprender.

Por lo tanto, aunque los dueños de gatos no necesariamente sean más inteligentes que los dueños de perros, su afán por aprender los coloca en una mejor posición para sobresalir a nivel intelectual.

Sin embargo, esto no se traduce en ingresos, ya que el salario promedio para los dueños de gatos es ligeramente más bajo que los ingresos de las personas de perros.

2. Los dueños de gatos son más controvertidos

El mismo estudio también encontró que los dueños de gatos son más propensos a ser controvertidos e inconformistas, mientras que los dueños de perros serán más agradables.

Se cree que esto se debe al hecho de que los dueños de gatos, al igual que sus mascotas, son más independientes. Por lo tanto, es menos probable que estén de acuerdo con algo simplemente por el simple hecho de hacerlo; defenderán lo que creen, a toda costa.

Esta controversia también está relacionada con una mayor inteligencia entre los dueños de gatos, ya que es más probable que profundicen en los temas y decidan obtener sus propias opiniones, en lugar de seguir a la multitud.

Por lo tanto, no es sorprendente que los dueños de gatos también sean menos respetuosos de las reglas y más propensos a ir en contra de las expectativas de la sociedad, a diferencia de los dueños de perros que, al igual que sus mascotas, son mejores para seguir órdenes y apegarse a las reglas.

Si eres dueño de un gato, es más probable que defiendas lo que crees, rompas las reglas y seas tú mismo, y por lo tanto puedes destacarte más entre la multitud.

3. Los dueños de gatos son más abiertos

Si re gustan los gatos, también es probable que tengas una mente más abierta y estés dispuesto a probar cosas nuevas.

Esto nuevamente se reduce a ser independiente y, por lo tanto, más feliz y más abierto a probar algo nuevo, incluso si eso significa hacerlo solo o sin apoyo. Siguen sus propios intereses sin importar cuáles sean, en lugar de mezclarse con los demás.

Como los dueños de gatos también son intelectualmente curiosos, también tienen un fuerte deseo de probar tantas cosas nuevas como sea posible para poder continuar aprendiendo y expandiendo sus conocimientos.

Si tienes un gato, es posible que tengas una lista inusual de pasatiempos o que te muevas constantemente entre diferentes experiencias, mientras disfrutas a fondo el proceso de aprendizaje y desarrollo de nuevas habilidades.

4. Los dueños de gatos son más introvertidos

Según un estudio de la Universidad de Texas en 2010 que encuestó a 4.565 voluntarios, la "gente de los gatos" también es más introvertida que los dueños de perros, y la "gente de los perros" es un 15% más extrovertida que los dueños de gatos.

Esto tiene sentido ya que los dueños de perros tienen que salir de la casa todos los días para pasear a sus perros, probablemente charlando con otros paseadores de perros en el parque, mientras que los dueños de gatos pueden permanecer acurrucados con su gato todo el día si así lo desean.

Por lo tanto, si te gustan los gatos, probablemente disfrutarás del tiempo para ti mismo, evitarás situaciones sociales importantes y serás más callado que extrovertido. Generalmente eres más reservado y distante.

El estereotipo también va de la mano con este rasgo de personalidad, ya que este estereotipo generalmente representa a una mujer soltera de mediana edad que prefiere los gatos a las personas.

Este rasgo de personalidad introvertido también puede explicar el aumento de la inteligencia entre los dueños de gatos, ya que es más probable que disfruten de la lectura y el aprendizaje y se centren más en su carrera y educación que en socializar.

5. Los dueños de gatos son más creativos

De acuerdo con una encuesta global de 1,000 dueños de mascotas realizada por el fabricante de productos relacionados con mascotas Mars Petcare, los dueños de gatos también tienen cuatro veces más probabilidades de trabajar en una industria creativa que los dueños de perros.

Esto puede tener algo que ver con el hecho de que los gatos pueden ayudar con el agotamiento creativo, que es donde tu cerebro no puede tener ideas nuevas y parece que has llegado a un bloqueo creativo.

Se sabe que los gatos alivian el estrés y mejoran el estado de ánimo, ya que pasar tiempo con un gato aumenta los niveles de serotonina en el cerebro. Este efecto calmante de los gatos puede ayudarte a superar los bloqueos creativos, permitiéndote proponer nuevas ideas y sobresalir en un proyecto creativo.

Debido a que los gatos son más independientes que los perros y requieren menos atención, la “gente de los gatos” también puede ser más creativa, ya que tienen más tiempo ininterrumpido para que fluya su creatividad.

6. Los dueños de gatos son más neuróticos

El estudio de 2010 de la Universidad de Texas también encontró que los dueños de gatos eran un 12% más neuróticos que los dueños de perros, lo que significa que es más probable que sufras de ansiedad y te estreses fácilmente.

Una encuesta más reciente de 1,000 dueños de mascotas realizada por la Universidad de California se hace eco de estos resultados.

Por lo tanto, si te preocupas demasiado por los plazos del proyecto o por llegar tarde a un vuelo o una cita, probablemente seas una persona felina.

Se cree que el ejercicio alivia el estrés, por lo que es posible que los "gatos" sean más neuróticos que los dueños de perros, ya que son menos activos; mientras que los dueños de perros generalmente hacen más ejercicio y son más sociables, es más probable que los dueños de gatos se queden en casa.

¿Tener rasgos de personalidad significa que preferirás a los gatos como mascota?

Quizás te preguntes si estas características (rasgos de personalidad intelectuales, controvertidos, de mente abierta, introvertidos, creativos y neuróticos) te dan preferencia por los gatos.

Sin embargo, ¿podría ser que quizás tener un gato te dé estos rasgos de personalidad?

Según los psicólogos, es imposible saberlo, podría ser en ambos sentidos. La personalidad probablemente influye en nuestras decisiones para adoptar una mascota y en qué mascota elegimos, pero nuestra personalidad no es fija, por lo que también podría verse influenciada por nuestras relaciones con los demás, incluidas nuestras mascotas.

Por ejemplo, si ya eres una persona introvertida, es más probable que tengas un gato como mascota en lugar de un perro, ya que no necesitarás llevar a tu gato a pasear, evitando así interacciones sociales innecesarias.

Del mismo modo, las personas inteligentes pueden tener una preferencia por los gatos porque admiran su curiosidad, de la misma manera que las personas más independientes pueden no tener tiempo para brindar la atención que un perro necesita y, por lo tanto, son más adecuadas para tener un gato.

Por otro lado, mientras que tener un gato no necesariamente te hará más inteligente, creativo, de mente abierta, controvertido, introvertido o neurótico, un gato podría influir en estos rasgos y hacerlos más fuertes.

Por ejemplo, como los gatos requieren menos atención que los perros, los dueños de gatos tendrán más tiempo para aprender, desarrollar nuevas habilidades y probar nuevos pasatiempos que los dueños de perros. Del mismo modo, la personalidad curiosa e independiente de tu gato puede contagiarse con el tiempo.

Por lo tanto, la respuesta es sí: si exhibes rasgos de personalidad de “persona felina”, es más probable que te sientas atraído por los gatos.

Dicho esto, tener un gato puede hacerte desarrollar rasgos de personalidad que no tenías antes.

0 comments:

Publicar un comentario

Video gatuno de la semana

Instagram de Solo Gatos

Participa en nuestra comunidad de Instagram con la foto de tu gato

Seguimos ampliando nuestras redes sociales para llegar a más gente gatuna. Para ello, creamos una cuenta de Instagram donde queremos que el...