domingo, 2 de enero de 2022

¿Por qué mi gato se rasca el cuello?

Uno de nuestros seguidores de Facebook nos preguntó qué significa cuando un gato sigue rascándose el cuello. Cuando este es el caso, generalmente hay un problema subyacente que debe abordarse. En esta publicación, examinaremos algunas de las causas más comunes de picazón en el cuello y explicaremos cómo brindarle a tu gato el alivio que tanto necesita al abordar estos problemas. Primero, echemos un vistazo a las posibles respuestas a esta pregunta:

Los gatos que no dejan de rascarse el cuello suelen tener parásitos como pulgas o garrapatas que necesitan ser tratados. Una herida en proceso de curación también puede causar picazón y, finalmente, podría ser una respuesta alérgica a cosas como los ácaros domésticos o algo en la dieta de tu gato.

 ¿Por qué mi gato se rasca el cuello? 

¿Por qué mi gato se rasca el cuello?

Pulgas

Las pulgas son una de las causas más comunes de rascarse y lamerse compulsivamente. Estos molestos parásitos se esconden en el pelaje de tu gato, evitando potencialmente la detección durante meses, o hasta que un dueño observador descubre que algo anda mal. Para entonces, es probable que la picazón se haya convertido en una seria fuente de dolor para tu pobre gatito.

Las pulgas son más astutas de lo que pensamos; solo dedican una pequeña parte de su ciclo de vida a tu gato. El resto se gasta en el hogar: en tus cortinas, en una cama o en tu alfombra. Están esperando volver tan pronto como terminen los tratamientos contra las pulgas. Por eso es importante ser muy minucioso y tratar a todas sus mascotas y muebles al mismo tiempo. Si no lo haces, es muy probable que sigan regresando.

Hay algunos productos muy efectivos que funcionan contra pulgas y garrapatas, pero tendrás que seguir las instrucciones cuidadosamente y tratar a todas tus mascotas al mismo tiempo.

Cómo comprobarlo: sabes que hay una infestación de pulgas cuando detectas pequeños puntos negros que se pueden ver al examinar cuidadosamente la piel. Pasar el pelaje con un buen peine antipulgas también puede resultar útil para determinar si tu gato necesita un tratamiento antipulgas.

La solución: si no has logrado prevenir las pulgas, tendrás que comprar un tratamiento en forma de tabletas o productos tópicos. Recomendamos elegir un producto antipulgas que esté avalado por los veterinarios, ya que esos productos siempre contienen suficientes ingredientes activos para ser efectivos. Para aprovecharlos al máximo, deberád seguir cuidadosamente las instrucciones del paquete. 

Garrapatas

Las garrapatas pueden portar todo tipo de enfermedades.

Estos chupasangres espeluznantes son muy comunes en todo el mundo y son más activos durante la primavera y el otoño. Las garrapatas se ven como pequeñas arañas de ocho patas que varían en tamaño de 1 mm a 10 mm (o media pulgada), lo que las hace lo suficientemente grandes como para detectarlas a simple vista. Las garrapatas pueden causar mucha picazón y deben eliminarse lo antes posible porque son portadoras de todo tipo de enfermedades peligrosas.

Cómo comprobarlo: puedes comprobar si tu gato tiene garrapatas pasando sus manos por su cuerpo y sintiendo golpes. Una garrapata chupa sangre y se hincha más, lo que las hace más fáciles de detectar cuanto más tiempo han estado adheridas a la piel. Las áreas importantes para buscar garrapatas son el cuello, la cabeza y las patas de tu gato.

La solución: si encuentras una garrapata, no intentes quitarla con las manos desnudas o con pinzas. Si lo haces, es más probable que empujes la garrapata más dentro de la piel, lo que aumenta las posibilidades de infección. La mejor forma de eliminar las garrapatas es con un eliminador de garrapatas especial. 

Heridas de cuello

Las heridas pueden picar mucho durante el proceso de curación. 

Si alguna vez has tenido una herida grande, es posible que hayas sentido una picazón incontrolable en ocasiones durante el proceso de curación. Por lo tanto, los gatos que siguen rascándose el cuello en el mismo lugar no solo deben ser examinados para detectar parásitos como garrapatas y pulgas, sino también costras y heridas en la piel.

La cicatrización de una herida se puede interrumpir fácilmente con garras afiladas. Entonces, si tu gato está reabriendo constantemente la herida, seguirá picando porque nunca tendrá la oportunidad de curarse por completo.

Como revisar: Retira con cuidado los mechones de cabello y examina la piel en busca de heridas o costras. Asegúrate de revisar toda el área que rodea el lugar donde tu gato sigue rascando.

La solución: Si encuentras una herida, es importante que la mantengas limpia y seca para promover la curación y prevenir infecciones bacterianas. Lava suavemente la herida con agua hervida enfriada y luego aplica un poco de antiséptico de leucilina.

Puedes evitar que tu gato se rasque las heridas para abrirlas aplicando un juego de tapones suaves para uñas en las patas para evitar que se rasque más. Puedes quitártelos nuevamente una vez que la herida haya sanado por completo.

Si la herida ya ha comenzado a infectar, deberás llamar al veterinario de inmediato. Es probable que tu gato necesite una ronda de antibióticos.

Alergias / intolerancia alimentaria

Los problemas de la piel, las alergias a los alimentos y las alergias a los ácaros domésticos (atopia) pueden causar mucha picazón en el cuello, las orejas y la cabeza. Estos son más difíciles de identificar en casa, por lo que vale la pena hacer que un veterinario revise a tu gato si sospechas que uno de ellos es el culpable.

Como revisar: A menos que puedas detectar una erupción, es muy difícil, si no imposible, hacer un diagnóstico preciso sin la ayuda de un profesional calificado.

Soluciones posibles: Las dietas de eliminación pueden resultar útiles para verificar si algo en la dieta de tu gato está activando el sistema inmunológico. Si ves una erupción o enrojecimiento de la piel, querrás llevar a tu gatito a un veterinario para ver qué está causando estos problemas de piel. Es posible que puedan diagnosticarlo en ese mismo momento, o decidir raspar algunas muestras de piel para un examen más detallado.

Conclusión

Entonces, si te preguntas por qué tu gato sigue rascándose el cuello, ahora sabes qué buscar y cómo resolver el problema. Recuerda: si aún no sabes qué hacer, puedes llamar al veterinario y pedirle que le eche un vistazo. La picazón no es divertida, ¡y tu gatito apreciará mucho tu ayuda!

0 comments:

Publicar un comentario

Etiquetas Solo Gatos

Abandonados Aburrimiento Accesorios Acicalar Actividades Adopción Adultos Agresividad Agua Ahorro Ailurofobia Albinos Alemania Alimentación Alturas Amigos Amistad Amor Animales Apareamiento Árboles Argentina Arte Astrología Autismo Aves Bacon Baño Batman Bebés Belleza Beneficios Blancos Boca Boda Bosque de Noruega Brasil Bricolaje Brujas Buenos Aires Caballos Cabras Café Caja de arena Cajas Calicó Callejeros Calor Cama Cámara oculta Caminata Campana Canadá Cáncer Cantantes Caracal Características Carey Caricias Carne Carta Casa Caseta Castración Caza Celebridades Cerebro Charles Bukowski China Chirrido Chocolate Ciencia Cine Clima Cocina Cola Collares Colores Comida Cómo hacer Comportamiento Comprar Comunicación Conejos Confianza Consejos Contras Cornish Rex Correa Costo Creencias Cuadros Cucha Cuentos Cuidados Cultura Cumpleaños Curiosidades Datos Dc Comics Decoración Deporte Depresión Descanso Desungulación Desungular Día del gato Día Internacional del Gato Dibujos Dientes Dinero Disfraces Disney Divertido DIY Documental Dormir Ducha Dueños Edad Educación Egipto Ejercicio Embarazo Emociones Energía Enfermedades Enojo Entrenamiento Entretenimiento Envenenamiento Equilibrio Erizo España Espiritual Estados Unidos Estambul Esterilización Estudios Europa Experimentos Exterior Famosos Felinos Fobia Fotografía Fotos Freddie Mercury Frío Fruta Fuegos Artificiales Fútbol Gatitos Gato árabe de arena Gato Bengalí Gato de angora Gato Manul Gato oriental Gato persa Gato Somalí Gatos Gatos Mascotas Geek Gestación GIFs Gigantes Golosinas Graffiti Grandes Grumpy Cat Guerra Guía Habitación Halloween Hazlo Tú Mismo Hembra Hidratación Hierba gatera Higiene Historia Historias Hogar Holanda Hombres Hongos Horóscopo Humor Ideas Iguana Imágenes Inglaterra Instagram Inteligencia Interior Intoxicación Inventos Invierno Italia Japón Jaula Juegos Juguetes Karen Lamer Laptop Leche Lengua Leyendas Limpieza Lince Lluvia Macho Magia Maine Coon Maltrato Manicura Manualidades Mapache Marvel Mascotas Maternidad Maullido Medicamentos Memes Memoria Merchandising México Miedo Místico Mitos Moda Mordedura Muebles Muerte Mujeres Munchkin Música Naranja Nariz Navidad Negros Netflix Niños Noche Noticias Ocio Oído Ojos Olfato Olor Orejas Origen Orina Pájaros Panceta Panteras Paranormal Parásitos Parto Patas Pelea Películas Peligros Pelo Peluquería Perdidos Perros Personalidad Personas Peso Photoshop Piel Piscina Poema Polonia Precauciones Presentación Problemas Productos Proyectos Psicología Queen Ragdoll Rascadores Ratas Ratones Razas Recetas Record Guinness Redes Sociales Reflexión Refugios Reina Isabel II Religión Remedios Reproducción Rescatar Ricos Roedores Ronroneo Rusia Ruso Azul Rutinas Saltar Salud Salvajes San Valentín Scottish Fold Segunda Guerra Mundial Seguridad Selfies Sexo Siamés Significado Sobrenatural Sociabilidad Sol Soldados Solo Gatos Sonido Stray Sueño Sueños Super Héroes Supermercados Superstición Tailandia Tazas TEA Tecnología Televisión Temperatura Tendencia Terapia Territorio Tiempo Tienda Tierno Tigres TikTok Tips Titanic Tocino Toronto Toxoplasmosis Trino Trucos Turquía Twitter Ucrania Uñas Varios Vegetales Ventajas Verano Verduras Veterinario Viajar Viajes Videojuegos Videos Viral Visión Vocalizaciones Zodíaco Zoológico

Video del mes