lunes, 6 de diciembre de 2021

¿Por qué los gatos aman el sol?

Los gatos adoran el sol. Los gatos de interior se colocarán en una ventana, disfrutando de los rayos que puedan entrar. Los gatos al aire libre a menudo pasan horas tomando el sol y durmiendo la siesta, renunciando a entrar al hogar. Pero, ¿por qué los gatos aman el sol?

Los gatos descienden de animales que habitan en el desierto, por lo que vivir bajo el sol es su estado natural. Además, la calidez ambiental hace que dormir sea más cómodo para los felinos. La temperatura corporal de un gato desciende mientras duerme, y estar al sol lo suaviza. Los gatos pasan hasta 15 horas al día durmiendo, por lo que la luz solar es importante para mantenerse cómodos.

Muchos gatos pasarán todo el día al sol si se les brinda la oportunidad. Esta tentación debe manejarse con cuidado. Los gatos pueden sufrir quemaduras por los rayos del sol y desarrollar un golpe de calor o cáncer de piel.

¿Por qué los gatos aman el sol?

¿Por qué a los gatos les gusta tomar el sol?

Los gatos y el sol se encuentran entre los maridajes más naturales del mundo. Si se puede encontrar un rayo de sol, es probable que un gato lo rastree. Una vez que esto ha ocurrido, la mayoría de los gatos tomarán el sol durante períodos prolongados.

Hay excepciones a esta regla. Algunas razas, como el gato del bosque noruego, el maine coon, el persa y el siberiano, prosperan en condiciones más frías. Sin embargo, la mayoría de los felinos prefieren una temperatura más cálida. Esto se basa en la ascendencia de los gatos domésticos.

Es sabido que el origen de los gatos domésticos viene de la evolución a partir de felinos salvajes que vivieron en el desierto de Oriente Medio hace unos 100.000 años. Esto significa que la mayoría de los gatos prefieren las temperaturas cálidas. Así como un nativo de una zona cálida y templada tendría problemas en Alaska, los gatos son más felices en un clima cálido. Genéticamente, es a lo que están acostumbrados.

Además, el sol favorece el sueño de los gatos. En parte, esto se debe a una simple relajación. Como se mencionó anteriormente, los gatos se sienten más cómodos en un clima cálido. Esto significa que, si se lo trata a la luz solar directa, un gato se volverá cada vez más tranquilo. Dormir es el siguiente paso para esto.

Más importante aún, el calor del sol contrarresta cualquier caída de temperatura. La temperatura corporal de un gato desciende mientras duerme. Al tomar una siesta al sol, el gato no se enfriará demasiado y no se despertará incómodo.

Los gatos mayores también pueden buscar el sol para aliviar el malestar general. La artritis se vuelve probable en cualquier gato mayor de 10 años. Las temperaturas frías aumentarán estos dolores y molestias en los huesos y las articulaciones. Al permanecer al sol, es más probable que el gato se sienta cómodo.

¿Por qué los gatos ruedan al sol?

La principal razón por la que un gato se da vuelta al sol es para exponer su panza. El gato disfrutará de la sensación del sol, pero el pelaje bloquea gran parte del calor. Al darse la vuelta, el sol golpea el vientre desnudo del gato. Esta es una vía rápida para el calor y para obtener una temperatura corporal mejorada.

El gato también protegerá otras partes del cuerpo como la nariz y las orejas. Al cambiar de posición, el gato se protege las orejas y la nariz de los rayos ultravioleta.

También es posible que tu gato simplemente esté expresando un momento de pura satisfacción. Los gatos suelen darse la vuelta para expresar felicidad. Un gato puede darse la vuelta al saludar a un dueño, por ejemplo. Como los gatos disfrutan tomando el sol, esto podría ser una demostración de placer.

Cualquiera sea la razón, vigila a tu gato. Si se da vuelta sobre su espalda, trata de darle la vuelta con cuidado después de un rato. Si el gato se duerme, pone en riesgo su salud con una exposición excesiva al sol.

¿El sol es bueno para los gatos?

El sol es importante para los gatos en dosis adecuadas. Los gatos son infinitamente más felices cuando están calientes y secos. Esto hace que el verano sea una época del año predilecta para todos los felinos. A los gatos les resulta mucho más fácil relajarse cuando brilla el sol.

Si a tu gato le gusta tomar el sol, permítele hacerlo. Simplemente toma las precauciones de seguridad adecuadas. Asegúrate de que tu gato tenga un área con sombra para retirarse si es necesario. Sin embargo, existen claras ventajas en permitir que un gato tome el sol.

Energía

Es un error pensar que los gatos obtienen energía del sol. La luz del sol no hará que un gato sea automáticamente más vibrante que los climas fríos. Sin embargo, la luz del sol evita que un gato pierda energía. Esto hace que la luz del sol sea una excelente manera para que un gato se relaje y se recupere después de un día ajetreado.

Los gatos queman muchas calorías mientras realizan sus actividades diarias. Si bien puede parecer que tu gato pasa todo el día durmiendo, esto no se debe a la pereza. Es una necesidad. La caza, el juego y el movimiento en general son agotadores para un gato, especialmente una vez que crece.

Además de esto, los gatos necesitan quemar calorías para mantenerse calientes. Esta es la razón por la que los gatos suelen tener más hambre durante el invierno. Al tomar el sol bajo los rayos del sol, el gato permanece calentito. Esto, a su vez, significa que necesitará menos energía.

Por supuesto, esto conduce a una ventaja adicional de la luz solar para los gatos. Si tu gato está caliente, no querrá comer tanto. Esto solo puede ser positivo para el peso de un gato. Esto es especialmente importante en los gatos mayores, que hacen menos ejercicio que los felinos más jóvenes.

Si bien su gato no gana energía descansando bajo el sol, tampoco la pierde. Esto puede marcar una gran diferencia en la comodidad y la calidad de vida de un gato. Al aprovechar la luz del sol, tu gato puede concentrar sus esfuerzos físicos en lo más importante.

Vitamina D

Una de las grandes ventajas de la luz solar es la vitamina D que aporta. La piel del gato no absorbe la vitamina D. El pelo bloquea el acceso. En cambio, la vitamina D debe obtenerse de los alimentos.

Sin embargo, esto no significa que su gato no se beneficie de los rayos del sol. La vitamina D queda atrapada en el pelaje del gato. Cuando el gato se acicala invariablemente, ingiere la vitamina por vía oral. No es tan eficaz como la absorción cutánea directa, pero es mejor que nada.

Esto puede ser importante para los gatos mayores. Los niveles más altos de vitamina D aumentan la supervivencia felina después de una enfermedad. La vitamina D no evitará las enfermedades por sí sola, pero mejora la inmunidad en momentos de peligro.

Como ocurre con todo lo relacionado con el sol, la moderación es clave. El exceso de vitamina D puede provocar toxicidad. El veneno para ratas, por ejemplo, es eficaz debido a las altas dosis de este componente. Si tu gato sigue una dieta equilibrada, limita el tiempo de exposición al sol.

Ciclos hormonales

Las hormonas felinas se rigen por la luz solar y el entorno natural. Esto es especialmente importante en las hembras no esterilizadas. El ciclo de celo de un gato a menudo gira en torno a las estaciones.

La mayoría de los gatos entran en celo al comienzo de la primavera y concluyen un ciclo anual en el otoño. Los gatos no tienen acceso al calendario. Utilizan el sol para evaluar una época del año. Si brilla el sol, el cuerpo de un gato produce menos melatonina. Esta hormona suprime el ciclo de calor.

Se trata de una cuestión de supervivencia para los gatos. Los gatos callejeros o callejeros no desean tener camadas de gatitos en el invierno. Será cada vez más difícil mantenerlos calientes y seguros. Ergo, con poca luz solar, el gato no entra en celo.

Si deseas que tu gata se reproduzca, debe pasar tiempo al sol. Esto activará sus hormonas en consecuencia y su cuerpo hará el resto. Si mantienes a un gato en el interior, lejos de la luz natural, su ciclo hormonal no estará sincronizado con las estaciones.

Incluso si tu gato está arreglado, todavía necesita el sol para regular las hormonas. La luz del sol le dice a un gato cuándo es el momento de crecer o perder pelo.

Los días más largos y soleados informan al gato de que se acerca el verano. Como resultado, el gato comienza a mudar el pelo. Esto es particularmente importante para las razas de pelo largo. Sin esta reacción natural a la luz solar, estos gatos pueden sentirse incómodos bajo el sol.

¿Pueden los gatos quemarse con el sol?

Los gatos pueden quemarse si pasan demasiado tiempo al sol. Esto es tan doloroso para un gato como para un humano. Producirá ampollas y descamación de la piel. Tu gato también será reacio a asearse o ser acariciado. Su piel estará sensible.

Todas las razas de gatos pueden sufrir quemaduras solares, aunque algunas tienen mayor riesgo que otras. Los gatos de pelo largo tienen menos probabilidades de sufrir quemaduras solares. Su pelaje grueso evita que los rayos ultravioleta lleguen a la piel con tanta libertad. Sin embargo, esta protección solo durará un tiempo. Aún pueden producirse quemaduras solares.

Los gatos blancos tienen mayor riesgo de quemaduras solares. Los gatos sin pelo, o aquellos con pelaje fino, también corren un mayor riesgo. Sin una capa de pelo para proteger la piel, los rayos UV no encontrarán resistencia.

Los gatos pueden protegerse de las quemaduras solares aplicando protector solar. Concéntrate en las partes sin pelo del cuerpo del gato, como el vientre, la nariz, las orejas y los labios.

Sin embargo, aquí hay una advertencia; la mayoría de los protectores solares humanos son peligrosos para los gatos. El homosalato, el salicilato de etilhexilo y el xalicilato se encuentran comúnmente en los protectores solares y son todos tóxicos para los gatos.

Consulta en tu tienda de mascotas local para ver si hay protectores solares aptos para felinos. Si no puedes encontrar nada adecuado, investiga los protectores solares diseñados para bebés humanos. Por lo general, no tienen perfume ni productos químicos. Sin embargo, verifica la idoneidad con un profesional antes de aplicar.

Si te preocupan las quemaduras solares en tu gato, practica medidas de prevención. Manten a su gato alejado del sol entre las 10 a. M. Y las 3 p. M., Cuando normalmente hace más calor. Trata de evitar que su gato tome el sol a la luz del sol a través de una ventana también en estos momentos.

Tratamiento de las quemaduras solares en gatos

Si tu gato tiene quemaduras de sol, sentirá mucho dolor. Desafortunadamente, puede que no sea suficiente para disuadir de seguir tomando el sol. Debes mantener a tu gato adentro, cerrando las cortinas o cortinas hasta que se recupere por completo.

Una vez que tu gato esté fuera de la luz solar directa, puedes aliviar su malestar. Empieza por llenar una botella de spray con agua fría y rocía suavemente.

Si tu gato tiene quemaduras particularmente agravadas, aplica una toallita fría en el área. Manten esto presionado durante unos cinco minutos, varias veces al día. Esto aliviará algo del calor en la piel y minimizará la irritación y la necesidad de rascarse. Si un gato se rasca la piel seca, puede sangrar.

Las quemaduras solares graves pueden necesitar tratamiento adicional. Comienza con remedios caseros convencionales. El aloe vera y el hamamelis humectarán la piel seca y quemada. Esto hará que tu gato se sienta más cómodo. Aplica estos aceites en una almohadilla de algodón y frotalos suavemente sobre la piel afectada.

También se recomiendan los suplementos de vitamina E. Estos pueden ingerirse o frotarse directamente en la piel: la vitamina E es segura para que la consuman los gatos. Esto acelerará la curación y evitará cicatrices.

No necesitarás ver a un veterinario a menos que tu gato tenga quemaduras importantes. En estos casos, es posible que se requiera un analgésico. Además, tu gato puede correr el riesgo de contraer una infección si la piel está significativamente dañada. Observa al gato durante 24 horas, tomando más medidas si es necesario.

¿Pueden los gatos sufrir una insolación?

Ésta es una forma de golpe de calor que conduce a la hipertermia. Esto es más grave que un simple sobrecalentamiento. La hipertermia puede causar daños permanentes e irreversibles a los órganos internos de un gato.

Un gato corre el riesgo de sufrir una insolación si toma el sol durante varias horas. Esto aumentará constantemente la temperatura corporal del gato por encima de un nivel seguro. Cualquier temperatura por encima de los 37ºC es peligrosa. 40 grados o más es una emergencia. Las señales de que tu gato está viviendo con una insolación incluyen:

  • Jadeao y babeo
  • Inquietud
  • Encías y lengua descoloridas: típicamente brillantes, de color rojo oscuro o gris opaco
  • Latidos rápidos
  • Letargo
  • Debilidad muscular
  • Confusión mental
  • Pérdida de consciencia

Desafortunadamente, la insolación puede llegar lentamente a los gatos. El gato puede estar dormitando al sol, sin darse cuenta de que el calor aumenta constantemente. Esto es especialmente común en gatos mayores. Los felinos mayores caen en un sueño profundo y reparador más fácilmente que sus contrapartes más jóvenes.

Alternativamente, es posible que al gato simplemente no le importe. Por el momento, solo se preocupa por obtener la mayor cantidad de sol posible. Sin embargo, muchos gatos notarán que se sienten incómodos y buscarán sombra.

Tratamiento de la insolación en gatos

Si crees que tu gato tiene insolación, fomenta la hidratación de inmediato. Si el gato no bebe agua, ofrécele Gatorade. Los electrolitos de esta bebida ayudarán. Alternativamente, ten a mano golosinas congeladas. La salsa de carne congelada en cubitos de hielo puede ser tentadora.

Envuelve al gato en una toalla húmeda para reducir su temperatura corporal. No coloques al gato en una tina de agua fría. Esto enviará a su cuerpo en estado de shock, causando más problemas. La temperatura del gato debe reducirse de manera constante, no drástica.

También es recomendable concertar cita con un veterinario. Si se han producido daños en los órganos internos de un gato, es posible que se requiera tratamiento inmediato. Los veterinarios también pueden proporcionarle a tu gato un goteo intravenoso para mejorar la hidratación.

¿Pueden los gatos contraer cáncer de piel a causa del sol?

El mayor peligro para los gatos que disfrutan de los baños de sol es el cáncer de piel. Los gatos que pasan demasiado tiempo al sol corren el riesgo de carcinoma de células basales o carcinoma de células escamosas.

El cáncer de piel no es un riesgo rápido y de la noche a la mañana. Tu gato deberá quemarse con el sol varias veces para que esto se convierta en un riesgo real. Si tu gato está quemado por el sol, manténlo alejado de los rayos UV durante un período prolongado.

Si notas algún bulto o protuberancia en la piel de tu gato, haz que lo investiguen. Existe la posibilidad de que sean benignos, pero no te arriesgues. Incluso si ha sucedido lo peor, el cáncer de piel felino tiene un pronóstico prometedor cuando se detecta temprano.

Por lo general, la piel dañada se eliminará quirúrgicamente. Si el cáncer no se ha propagado, este será el final del tratamiento de tu gato. En casos agresivos, es posible que se necesite quimioterapia o radioterapia. Sin embargo, recuerda que todo esto puede evitarse controlando la exposición al sol de tu gato.

Siempre se debe permitir que los gatos disfruten del sol. Permite que un felino tome el sol bajo los rayos del sol y disfrute de los beneficios asociados con esto. Solo ten en cuenta los riesgos involucrados. Si crees que su gato ha tenido suficiente sol, hazlo entrar. Es mejor prevenir que curar.

0 comments:

Publicar un comentario

Etiquetas Solo Gatos

Abandonados Aburrimiento Accesorios Acicalar Actividades Adopción Adultos Agresividad Agua Ahorro Ailurofobia Albinos Alimentación Amigos Amistad Amor Animales Apareamiento Arte Astrología Autismo Aves Baño Bebés Belleza Beneficios Blancos Boca Bosque de Noruega Caballos Caja de arena Cajas Calicó Callejeros Cama Cámara oculta Caminata Campana Cáncer Cantantes Caracal Características Carey Caricias Carta Casa Castración Caza Celebridades Cerebro Charles Bukowski Chocolate Ciencia Cocina Cola Collares Colores Comida Cómo hacer Comportamiento Comprar Comunicación Confianza Consejos Contras Cornish Rex Correa Costo Creencias Cuadros Cuentos Cuidados Cultura Curiosidades Dc Comics Decoración Depresión Descanso Desungulación Desungular Día Internacional del Gato Dibujos Dientes Dinero Disfraces Disney Divertido DIY Dormir Dueños Edad Educación Egipto Ejercicio Embarazo Energía Enfermedades Enojo Entrenamiento Entretenimiento Envenenamiento España Espiritual Estambul Esterilización Estudios Experimentos Exterior Famosos Felinos Fobia Fotografía Fotos Freddie Mercury Frío Fruta Fuegos Artificiales Gatitos Gato árabe de arena Gato Bengalí Gato oriental Gato persa Gato Somalí Gatos Gatos Mascotas Gestación GIFs Golosinas Grumpy Cat Guerra Guía Habitación Halloween Hazlo Tú Mismo Hembra Hidratación Hierba gatera Higiene Historia Historias Hogar Holanda Hombres Hongos Horóscopo Humor Ideas Iguana Inglaterra Instagram Inteligencia Interior Intoxicación Inventos Invierno Japón Jaula Juegos Juguetes Karen Lamer Laptop Leche Lengua Leyendas Limpieza Macho Magia Maine Coon Maltrato Manicura Manualidades Marvel Mascotas Maternidad Maullido Medicamentos Memes Memoria Merchandising Miedo Místico Mitos Moda Mordedura Muebles Muerte Mujeres Música Navidad Negros Niños Noche Noticias Ocio Oído Ojos Olfato Orejas Pájaros Panteras Paranormal Parásitos Parto Patas Pelea Pelo Peluquería Perdidos Perros Personalidad Personas Peso Photoshop Piel Piscina Polonia Precauciones Presentación Problemas Productos Psicología Queen Ragdoll Rascadores Razas Recetas Redes Sociales Reflexión Remedios Reproducción Rescatar Ronroneo Ruso Azul Salud Salvajes Scottish Fold Segunda Guerra Mundial Seguridad Sexo Siamés Sociabilidad Sol Solo Gatos Sonido Sueño Super Héroes Tazas TEA Tecnología Temperatura Tendencia Terapia Tienda Tierno Tips Toxoplasmosis Trucos Twitter Uñas Varios Vegetales Ventajas Verduras Veterinario Viajar Viajes Videos Viral Visión Vocalizaciones Zodíaco