sábado, 27 de abril de 2019

Historia sobre una chava ayudando gatitos

Una historia acerca de una amiga de los animales y un amigo de los amigos de los animales y de las buenas personas, historia que tiene mucho de humanidad y de esos valores que nos parecen importantes de rescatar, porque de acciones pequeñas como esta, nos volvemos un mejor mundo con nuestros amiguitos de 4 patas.

Historia sobre una chava ayudando gatitos

Historia sobre una chava ayudando gatitos

Ayer cerca de las 11:00 de la noche, mientras subía a mi coche estacionado en la calle 27 de septiembre, vi a una chava parada frente a unos ventanales de una casa en ruinas. La calle estaba oscura y sola. Noté algo raro y aún así me fui. Ya en el coche, una calle abajo, recordé lo inseguras que han ido las calles para las mujeres en nuestra ciudad. Me preocupé y di la vuelta a la cuadra lo más rápido que pude para llegar al mismo lugar. Estacioné unos metros más adelante. Apagué el motor. Bajé el cristal y no me acerqué para no incomodar. Miré por el retrovisor. Ella estaba alimentando a unos gatitos abandonados que vivían dentro de la casa. Traía un recipiente, así que me di cuenta que no era la primera vez que lo hacía y como cargaba una bolsa de mano, me percaté que tal vez lo hace después de su trabajo. Cuando vi eso, volví a tener esperanza en la humanidad. Agradecí que en medio de tanta crueldad, aún existan personas con corazón como ella. Decidí que me quedaría ahí hasta que terminara de alimentarlos, por cualquier cosa. Estuvo ahí cerca de media hora. Cuando vi que se fue y estaba en una calle más iluminada y a mi parecer más segura, arranqué el coche y me fui. Pensé: Ella ha hecho su parte por un mundo más empático y más humano. Y esperé haber hecho la mía al velar por su seguridad, mientras ella velaba por la de unos seres indefensos. Todos merecemos llegar a salvo a casa. Sobretodo después de realizar una bella acción como ésta.

0 comentarios:

Publicar un comentario