lunes, 25 de febrero de 2019

8 Curiosidades sobre los gatos

Por más tiempo que hayas pasado con gatos alrededor, quizás hay algunos datos que te sigan sorprendiendo, como estas 8 curiosidades sobre los gatos que compartimos con ustedes en este post.

8 Curiosidades sobre los gatos

8 Curiosidades sobre los gatos

1. Las mandíbulas de los gatos solo se mueven hacia arriba y hacia abajo. No pueden hacer el movimiento de lado a lado que nosotros los seres humanos podemos. Esto se puede observar claramente si ves a un gato comer. Ellos comen completamente diferente a nosotros. Masticar para ellos significa usar sus dientes laterales para cortar la comida en pedazos más pequeños. No hay trituración de alimentos. Básicamente se tragan la comida entera.

2. Gatos en estampida. Rechazando completamente la idea de que los gatos son criaturas solitarias y distantes. En este sentido, son animales de manada. Cuantos más gatos tengas, más impresionante será este fenómeno. Y por impresionante nos referimos a destructivo. Es sorprendente lo rápido que una estampida de gatos puede destrozar una habitación.

3. Los gatos no afilan sus garras. Esta palabra es completamente errónea. Todo ese rasguño que hacen los gatos es para arrancar una capa de garra, y revelar una garra fresca y afilada debajo. Si tomamos la palabra literalmente, parece que el afilar consistiese en limar la garra a un punto de la misma manera en que sacamos punta a un lápiz.

4. Solo las personas odian el olor a orina. Los gatos, y gran parte del resto del reino animal, no parecen molestos por ello en absoluto. Los humanos están disgustados por el olor a orina, pero los gatos son indiferentes a esos olores. 

5. Los gatos son increíblemente pacientes. Para todos aquellos que tienen gatos que lo despiertan demandando comida, esto puede sonar mal. Los gatos pueden parecerte increíblemente impacientes. Pero, solo estás mirando sus interacciones contigo. Parece que los gatos han descubierto nuestros cortos períodos de atención y se han adaptado a su conducta con los humanos. Algunos de sus otros comportamientos exhiben cantidades extraordinarias de paciencia pudiendo estar por horas mirando un mismo punto, esperando que salga algún roedor de su escondite.

6. La visión de gato no es lo mismo que la nuestra. Los gatos tienen problemas para ver cosas que están cerca. ¿Alguna vez le has dado una golosina a tu gato, la has colocado justo frente a tu mascota y luego has visto como parecía no verla siquiera? Bueno, probablemente no puede. Los gatos no pueden ver el mundo de cerca como lo hacemos nosotros. Ahora, mueve algo delante de un gato y obtendrás su atención completa. Los gatos están muy en sintonía con el movimiento y están programados para responder a él.

7. Hay muchos gatos negros. Esto es en realidad un poco extraño. El melanismo, una mutación genética que vuelve negro el pelaje de un animal, ocurre en muchos animales. Pero, es raro. Todos comentamos sobre la ardilla negra que vimos o el ciervo negro, pero los gatos negros están en todas partes. Se especula que las capas negras se reforzaron en los gatos, incluidas algunas especies de grandes felinos, hace miles de años porque la mutación proporcionaba cierta inmunidad a un virus. Resulta que los gatos negros pueden ser los más afortunados de los gatos.

8. Un estudio del Consejo Nacional de Investigación demostró que la zona termoneutral de un gato está entre 30ºC y 36ºC. Es el rango de temperatura en el que los gatos no tienen que generar calor adicional para mantenerse calientes o gastar energía en enfriarse. No es de extrañarse entonces que a los gatos les guste meterse debajo de las mantas, acurrucarse en cajas o tomar el sol.

0 comentarios:

Publicar un comentario